jueves, 28 de mayo de 2015

ROBERT ANDREWS MILLIKAN


Nobel Física-1923


         Durante sus años de estudiante en la Universidad de Oberlin, en la que se graduó en 1891, Millikan tenía solo un ligero interés por la física. Sin embargo, después de su graduación cambió radicalmente, dedicándose  a enseñar física en la universidad durante un par de años mientras obtenía su master. Posteriormente obtuvo su doctorado en 1895 en la Universidad de Columbia. Después de llevar a cabo el trabajo posdoctoral en Alemania, ocupó un puesto de profesor en la Universidad de Chicago en 1910.
         En 1906 Millikan realizó su trabajo más famoso, la determinación del tamaño de la carga de un electrón. Para ello siguió el curso de diminutas gotitas de agua cargadas eléctricamente que caían a través del aire bajo la influencia de la gravedad y en contra de la atracción de una placa cargada situada encima de ellas. En 1911 cambió su experimento usando gotas de aceite para evitar el efecto de la evaporación.
         De vez en cuando, una de esas gotas podía unirse a un ión que Millikan producía en una cámara por medio de exposición a los rayos X. Con el ión añadido el efecto de la placa cargada situada encima se reforzaba de repente, y la gota caía más lentamente e incluso llegaba a subir hacia arriba. El cambio mínimo en el movimiento de la gota lo suponía Millikan debido a la adición de una única carga electrónica. Comparando los efectos de las atracciones electromagnéticas hacia arriba y las atracciones gravitatorias hacia abajo, ambas antes y después de dicha adición, Millikan pudo calcular la carga de un solo electrón. Demostró también que la carga eléctrica existía solo como un número total de unidades de dicha carga.  Esto fue la última prueba de la naturaleza de la electricidad como compuesta por partículas, un siglo después de que los trabajos de Faraday hubieran señalado el camino.
         Este experimento tan espectacular (y una vez explicado tan enormemente sencillo) hizo ganar el premio Nobel de física a Millikan en 1923. La recompensa también fue debida al cuidadoso trabajo experimental que llevó a cabo para verificar las ecuaciones teóricamente deducidas por Einstein en conexión con el efecto fotoeléctrico.
         En 1921 Millikan se mudó al California Institute of Technology, donde permaneció hasta su retiro y se interesó en la radiación que había detectado V. F. Hess y que provenía del espacio exterior. En 1925 Millikan dio el nombre de <rayos cósmicos> a dichas radiaciones, nombre que se a conservado y usado hasta nuestros días.
         Millikan estudió la intensidad de la radiación en la alta atmósfera mediante globos y aviones, así como en la profundidad de la Tierra hundiendo instrumentos en el fondo de los lagos. Este trabajo fue llevado adelante por el alumno de Millikan, Anderson, con notables resultados.

         Durante muchos años Millikan mantuvo que los rayos cósmicos eran una forma de radiaciones electromagnéticas como los rayos gamma, solo que más energéticos. Creía también que los rayos cósmicos se originaban en los lindes del Universo, donde se estaba creando la materia. Millikan era uno de los científicos relativamente poco numerosos que luchó activamente por reconciliar religión y ciencia. Era hijo de un pastor congregacionista y el mismo era profundamente religioso. Puesto que su idea de que la materia se seguía creando continuamente, había para él un profundo valor religioso en estas ideas, <”el Creador esta todavía trabajando”, decía habitualmente>, y mantuvo la idea de la naturaleza ondulatoria de los rayos cósmicos incluso a pesar de la evidencia presentada por Compton y otros de que los rayos cósmicos eran partículas en cuanto a su naturaleza y en su mayor parte protones extremadamente energéticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario