lunes, 22 de junio de 2015

JAMES FRANCK


Nobel Física-1925




         Franck estudió química en la Universidad de Heidelberg y posteriormente física en la Universidad de Berlín, donde obtuvo su doctorado en 1906. Durante la Primera Guerra Mundial luchó valientemente por Alemania, ganando la Cruz de Hierro.
         En 1920 fue nombrado profesor en la Universidad de Gotinga. Estando allí, él y Gustav Hertz realizaron el trabajo que les valió el premio Nobel de física del año 1925. Dicho trabajo consistía en el bombardeo de gases y vapores con electrones de diferente energía. Cuando la energía no era suficiente para permitir la absorción de un cuanto completo de energía, el electrón rebotaba elásticamente y no se producía la emisión de luz. Cuando la energía era suficiente, se absorbía un cuanto con la consiguiente emisión de luz.
         Estas investigaciones cuadraban perfectamente con la teoría cuántica de Planck y demostraba que la estructura interna del átomo estaba cuantificada. Al mismo tiempo la teoría atómica de Bohr era la única relacionada con la de Planck, de modo que los experimentos de Franck y Hertz se consideraron como apoyos de la primera, aunque evidentemente apoyaban igual a las teorías posteriores y mejor desarrolladas, como la del átomo cuantificado de Schrödinger.
         En 1933 Franck abandonó su puesto en la universidad como protesta contra la política del nuevo gobierno nazi y en 1935 se vio obligado a huir a causa del antisemitismo de Hitler, yéndose a Estados Unidos, donde enseñó primero en la Universidad Johns Hopkins y después en la de Chicago. Se hizo ciudadano americano y trabajó en el proyecto de la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial. Se opuso tenazmente al lanzamiento de la bomba atómica contra Japón, apoyando una manifestación ante las entonces llamadas Naciones Unidas con el propósito de que esto pudiera producir la prohibición de la bomba en lugar de su utilización. En una petición al Secretario de Guerra en 1945, Franck y otros anunciaron con precisión las consecuencias nucleares que seguirían a una negativa a prohibir la bomba. La petición fue ignorada.
         Después de la guerra Franck rescató su medalla del premio Nobel que, al igual que Bohr, había disuelto para poderla transportar a salvo fuera de Alemania.
         Franck realizaba viajes anualmente a Gotinga durante sus últimos años y fue durante uno de éstos cuando murió.


No hay comentarios:

Publicar un comentario