lunes, 9 de enero de 2017

JOHN DOUGLAS COCKCROFT

Nobel Física-1951




        Cockcroft estudió en el Manchester College of Technology, obteniendo su doctorado en ingeniería eléctrica. Durante la Primera Guerra Mundial sirvió como artillero y posteriormente entró en la Universidad de Cambridge, donde recibió su doctorado en física en 1928.
         Desvió su interés hacia la física nuclear y su formación como ingeniero eléctrico le fue de gran utilidad, puesto que se dedicó al problema de la aceleración de partículas en un campo eléctrico.
         Durante los años veinte las únicas partículas que se podían utilizar para bombardear y producir la desintegración del núcleo atómico (proceso popularmente conocido como rotura del átomo) eran las partículas alfa emitidas por los elementos radioactivos naturales. Rutherford había hecho maravillas con ellas, explotándolas (estudiando sus efectos)  hasta el límite, pero ahora era necesario seguir adelante y encontrar partículas todavía más energéticas.
         Cockcroft, con ayuda de Walton, inventó un instrumento en 1929 que podía producir altos voltajes (multiplicador de voltajes) de modo que aceleraba protones, que se pueden obtener fácilmente ionizando átomos de hidrógeno, hasta conseguir energías mayores que las de las partículas alfa naturales.
         En 1932 Cockcroft y Walton bombardearon litio con protones y produjeron partículas alfa. Parecía claro que lo que habían hecho era combinar el litio y el hidrógeno para formar helio. Esta fue la primera reacción nuclear producida por medio de partículas aceleradas artificialmente y sin la ayuda de ningún tipo de radioactividad natural. El multiplicador de voltajes se paso de moda rápidamente y fue sustituido por el ciclotrón, inventado por Lawrence, pero su principio se había ya establecido y Cockcroft y Walton fueron recompensados con el premio Nobel de física en 1951 como resultado de sus trabajos.
         Tanto durante como después de la Segunda Guerra Mundial, Cockcroft se enroló en los trabajos relacionados con el desarrollo de la bomba atómica y, como luego se vio, la primera reacción nuclear inducida artificialmente, es decir, la del litio y el hidrógeno, resultó ser de gran importancia en el desarrollo de la bomba de hidrógeno o bomba de fusión.
         Cockcroft fue condecorado en 1948 y en 1961 recibió el premio Átomos para la Paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario